martes, 29 de abril de 2014

La moda es un juego obligatorio para las mujeres

La periodista inglesa Caitlin Moran dedica un capítulo de su libro Cómo ser mujer al temita de la moda. Con mucha ironía reflexiona sobre el impacto que ésta tiene en la vida diaria de las mujeres. Además de este capítulo en particular, éste es un libro que recomiendo a mis mejores amigas, a personas que quiero. Por eso a ustedes también les digo: lean a Caitlin Moran.  

En todas las páginas me encontré con frases que me hicieron pensar, como ésta: "En el caso de las mujeres, lo que parecemos se considera generalmente sinónimo de lo que somos; y por ese motivo, nuestro aspecto sigue dictando lo que sucederá a continuación. Cuando una mujer dice "¡No tengo nada que ponerme!", lo que realmente está diciendo es "No tengo nada que me haga ser quien se supone que debo ser hoy". 

A nosotras (las mujeres) se nos suele juzgar por la apariencia de una manera mucho más exigente que a los hombres. Nosotras, además de mujeres, también somos flacas, gordas, rubias, morochas, bien vestidas, mal vestidas, con lindo pelo, con pelo horrible. Y si son los adjetivos catalogados como 'negativos' los que nos definen, además somos señaladas como gruñonas, machonas, sucias o dejadas.  

"¿Se preocuparían las mujeres tanto de su aspecto, y de a quién le gustan, si éste no continuara siendo el principal punto para valorarlas?", se pregunta Moran. La respuesta puede ser engañosa: mientras muchos aseguran que está en la 'naturaleza' femenina ser coquetas, yo me inclinaría por pensar que verse siempre fabulosa es una imposición cultural.  

No es sorpresivo que haya tantas revistas de moda dedicadas a las mujeres. Se nos obliga a vestir siempre lo último, a cambiar el look como tal o cual famosa, a pintar los labios de rojo porque es lo que va. Claro que es una obligación creada por la misma industria de la moda, una obligación necesaria para renovarse y, consecuentemente, subsistir. 

"Lo mejor de la moda es que sea un juego. Pero para las mujeres es un juego obligatorio", opina Moran. ¿No hay salida, entonces? Claro que sí. Si la moda es un juego, tratemos de encontrarle siempre el costado lúdico y descartemos el de las reglas. Eso es lo que yo hago y la paso bastante bien.



"La moda es un juego obligatorio para las mujeres"


2 comentarios:

  1. A los 15 años me vino a la mente una idea que me acompaña hasta hoy: "los hombres dejan sus juguetes de la infancia por la play, nostras largamos las barbies por los cosméticos puppa". Me vino está idea sobre todo por las cajas en las que vienen estos maquillajes que son muy lúdicos y dan esa idea de "tener una muñeca". Pienso que puede unirse con lo que comentas: mientras que al hombre puede permitirse jugar con cosas que le dan placewr y no implican una valoración a las mujeres se nos da "como chiche" cosas que nos marcan (en la piel en este caso) y que la forma de ganar definitivamente esta vinculado con las formas de usar ese juguete. En fin.. es una asociación libre y un poco tirada de los pelos lo sé. Pero apenas termine de leer tu post pensé en eso. Ya estoy bajando el libro de doña moran. besos lu

    ResponderEliminar
  2. Si, igual lo que planteo es que rescatemos el costado lúdico de la moda. Es muy interesante lo que planteás. ¡Gracias por comentar, Marga! Caitlin te va a encantar. Beso :)

    ResponderEliminar