sábado, 10 de agosto de 2013

Más que palabras II: Louise Dahl-Wolfe


De vez en cuando vuelvo a las imágenes como fuente de inspiración. Los fotógrafos de moda más célebres - que si bien ya no existen, por suerte tenemos su trabajo que nos sigue deleitando - fueron grandes porque tenían una visión particular del objeto o persona a fotografiar. Cada uno tenía un estilo al que le eran fieles.

Si son retratos en blanco y negro de estrellas de Hollywood o personalidades de la alta sociedad, sin dudas se trata de Cecil Beaton. Si son fotos que capturan a personas en movimiento o primeros planos, es Richard Avedon. Si son mujeres desnudas en poses más que sensuales, se trata de Helmut Newton.Y si se trata de fotos de mujeres ultra chic con un toque de sentido del humor, es Louise Dahl-Wolfe.

Siento una admiración particular por la fotógrafa estadounidense. No sólo sus fotografías me generan una  instantánea sensación de placer, sino que también valoro el coraje de haber sido mujer en los '30 y aún así, haber encontrado la manera de triunfar profesionalmente. No debe haber sido nada fácil. Las mujeres que Louise fotografía son viajeras, independientes y poderosas, cualidades que la mayoría de ellas no poseían por los años '40 y '50.

Louise fue amiga de la editora de Harper's Bazaar, Diana Vreeland y durante los años que allí trabajó, Dahl-Wolfe hizo 85 portadas para la revista y más de 600 fotos. Es considerada una de las fotógrafas más importantes de la historia de la moda y su influencia es tan grande, que en 1999 estrenaron un documental dirigido por Tom Neff que describe su vida y obra.

Definir es limitar, dijo alguna vez una amiga y me gustó. Pero las definiciones también ordenan, clasifican. Si tuviese que definir el trabajo de Louise Dahl-Wolfe, diría que es único por el toque de humor que tienen sus fotos. De más está referirse al extraordinario uso de la luz: con ella pinta, modifica y controla las formas.

Las palabras ya están comenzando a estorbar. Les dejo mis fotos preferidas de esta genial fotógrafa.















Louise Dahl-Wolfe en acción: la luz era su gran aliada





 

2 comentarios:

  1. también me encanta esta fotógrafa, ....mmmm siento un olorcito a Javier por aca?

    ResponderEliminar