miércoles, 12 de junio de 2013

Entrevista a Sylvie Geronimi, una artesana del zapato

El martes de la semana pasada, la boutique de Sylvie Geronimi (Guido 1555) cumplió cinco años y allí estuve para ver de cerca las creaciones de esta diseñadora que habla con un acento adorablemente extraño. Las chicas de la tienda fueron muy amables y atentas, y a pesar de su insistencia, fue imposible comer las cupcakes con forma de zapatito. Eran demasiado lindas para que desaparezcan en mi boca.

No exagero si digo que los diseños de Sylvie son de los más bellos que he visto. Además de no parecerse a nada de lo que muestran las vidrieras nacionales, se nota que a Sylvie le importa la calidad de los materiales y la comodidad. Hace apenas 12 pares de cada modelo, y también diseña a pedido. "Esta es mi primera boutique, antes trabajaba en mi taller o hacía los zapatos a medida. Me siento muy feliz por los cinco años de la boutique porque poco a poco me fui asentando", me dice Sylvie al grabador. Agrega que el festejo es doble, ya que en junio su hijita cumple su primer año. 

Sus zapatos aparecen en las publicaciones más prestigiosas: Harper's Bazaar, 90+10 y Susana. "Siempre intento que el zapato sea cómodo. Obviamente que a veces hay zapatos con un tacazo que no son tan cómodos. Pero cuando aconsejo a mujeres que van a fiestas les digo que hay zapatos que van a poder soportar toda la noche o parte de la noche", explica Sylvie y deja ver que su asesoramiento es bien personalizado. 

"Yo estudié una carrera de Alta Costura. Mi padre era diplomático, trabajó mucho con la Alta Costura francesa. Cuando quise comenzar a estudiar, yo no sabía si quería estudiar diseño relacionado con sombreros, zapatos o carteras. Pero mi padre empezó a averiguar con gente del mundo de la Alta Costura y ellos le dijeron que lo mejor era que estudiara Alta Costura tradicional y que después decidiera qué seguir. Enseguida que terminé la carrera, me enganché con los zapatos", recuerda.

¿Qué mágica atracción tendrán los zapatos? "Los zapatos son objetos especiales. A mí me gustan mucho porque los relaciono con el teatro. Creo que son muy importante porque tienen que ver con cuando el hombre se alza y camina. En la antigüedad, el zapato diferenciaba al pobre del rico, al amo del esclavo. Luego cuando empezás a estudiar descubrís historias como la de los egipcios, que tenían el dibujo del enemigo en la suela del zapato de madera para aplastarlo al caminar. Hay muchas historias ligadas al zapato", explica Sylvie.

"Le recomendaría a las mujeres que cuando tienen una situación muy importante en sus vidas, no dejen al zapato para el último momento. El error es tomar al zapato como accesorio. Para encontrar el zapato ideal hay que decidir con tiempo. Otro consejo importante es que se asesore bien con respecto a la altura del taco y cuánto tiempo quiere estar parada. El zapato con un cambre medio y hecho de buen cuero es más cómodo que uno hecho con un cuero duro, mal hecho", dice Sylvie y en eso se acerca la diseñadora de Alta Costura Silvie Burstin,  que agrega: "El zapato es tan importante como la elección de vestido. No es como antes que el zapato era sólo el accesorio, hoy es tan importante como lo que te pongas". 

Me probé el modelo Slave China, muy femeninos y cómodos. 



Este fue mi modelo preferido. No pude sacarle los ojos de encima.




5 comentarios:

  1. Interesante nota, la sentí muy fluida, además de permitirme aprender sobre historia del calzado, congrats!

    ResponderEliminar
  2. Si seguis comprando zapatos se desfonda el departamento. igual te quiero. dajor

    ResponderEliminar
  3. Que buena Nota. Felicitaciones.Adoro lo que hace esta mujer. Maribel.

    ResponderEliminar