miércoles, 22 de enero de 2014

¿Dónde han ido a parar las sandalias lindas?

Me abrazo a mi subjetividad y afirmo a los gritos: ¡es imposible conseguir sandalias de verano que no hagan de mi pie un hermano gemelo del que tendría el monstruo Pie Grande! Es así, no hay más vueltas que darle. Durante las últimas tres semanas recorrí varias tiendas de zapatos y siempre salí enojada, desilusionada. ¿Ningún diseñador piensa en mi? ¿Ni UNO?

Debo reconocer que para que un par de sandalias me guste debe cumplir varios requisitos. El primero (y el más importante): que no me tomen por tonta y quieran cobrarme 1600 pesos por un producto que se que no lo vale. El segundo: nunca renunciaré a la comodidad. El tercero: no quiero que TODO el mundo tenga el mismo par que yo. El cuarto y último requisito: pretendo que mi pie se vea lo más femenino posible.

¿Cuán difícil puede ser que un par de sandalias cumpla con mis expectativas? A juzgar por mi experiencia, es casi misión imposible. Calzo 38, como la mayoría de las chicas, por lo que doy por descartado que el tamaño de mi pie sea el problema principal. 

Todos y cada uno de los locales a los que entré parecían una copia del anterior. En ninguna de las tiendas vi un modelo original, ninguno llamaba mi atención, ya todos estaban en mi memoria visual. Pero el diseño que más se repetía era el infame híbrido entre skippie y suela de tractor. Vi a decenas de chicas usar este modelo y a ninguna, por más piernas torneadas que tuviera, le quedaba bien. 

En un momento de debilidad, entré a una zapatería y me probé este modelito infame. En una de esas, un milagro ocurría y todas mis críticas se podrían ir por la borda al ver que no me sentaban tan mal. Qué ilusa. Ni bien me las puse, mi tobillo se ensanchó, mis piernas se acortaron y mi caminata era la de una quinceañera novata que por primera vez se pone tacos. Mi pies se veían como los de una travesti que intenta que su pie sea femenino cuando siempre se verá masculino. ¡Y encima salían 1100! Un escándalo. 

Me rendí. Ya está. No habrá sandalias nuevas este verano. Mejor para mi bolsillo, mejor para la crisis habitacional de mi placard. 

¡Pero qué bronca tengo!


Cuidado: estas imágenes pueden herir su sensibilidad estética






9 comentarios:

  1. Espanto!! Yo me pregunto lo mismo desde el verano pasado!!!! ¿Dónde han ido a parar las sandalias lindas? Y si querés con un poquito de taco (para las que tenemos problemitas de espalda), olvidate!

    ResponderEliminar
  2. Qué bien se siente no ser la única que odia las sandalias de este verano. Tendremos que esperar el 2015 para la revancha.

    ResponderEliminar
  3. Hay muy lindas y femeninas en Alfonsina Fal, pero no hay rtacos intermedios!
    Jana
    Janajanitajana.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Lo cierto es que el calzado en general está en un mal momento estético, hace unos cuantos años ya, que tienen de malo las viejas y aburridas Converse y las Havaianas? Bah, yo a las Havaianas las amo porque vivo en la costa y más o menos es válido salir descalzo a la calle, arena everywhere. Con las franciscanas tuve un bardo similar, ojo, amo las míasy son lo mas combinable del mundo además de cómodas, pero me costó un perú conseguir unas que combinarán calidad y buen precio, y al mismo tiempo no hagan que mi pie número 38 parezca un 46, que pasa con los zapatos largos? No ven que no quiero parecer Bob Patiño?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja! Me hiciste reir con lo de Bob Patiño! Besos Bella y gracias por comentar :)

      Eliminar
  5. La otra vez mi mamá necesitaba unas sandalias lindas,compra pre de vacaciones viste,y no sabés todo lo que caminamos porque eran lo mismo estas cosas modernas que en una señora de 50 años no quedan bien,osea,estábamos al punto de sucumbir ante estos calzados defórmicos porque osea mi madre santa sólo quería unas sandalias,algo normal que no le haga transpirar el pie con 40° de calor y no caer en las ojotas.Obvio que no se compro nada porque ahora se viene un round 2 de salir a ver por otro lado porque ya se va pero aghhhhh,cosas normales para el pie,no creo que sea tan dificil.Para mi no es un problema porque no uso sandalias,tengo un issue con los pies mios y ajenos,asique mientras más guardado el dedo gordo mejor,pero hace poco me llegaron unas acharoladas que son medio cerradas,como me gustan a mí,las tengo que mostrar en el blog porque son justo lo que siempre quise.

    te mando un beso! no conocía tu blog,vine por Marga ajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Qué bueno que Marga nos haya unido. Ahora chusmeo tu blog :) Gracias por el comentario!

      Eliminar
  6. Hola! Pimera vez que entro, muy lindo! Yo por mi parte prefiero las de este año a las tipo birkyn de los anteriores. Lo que no me termina de convencer de este tipo de sandalias ademas de lo estético (que no me desagrada tanto) y el precio es que son un furor de este año y al otro año ya nno las podes usar. Coincido en que me cuesta comprar sandalias, ninguna de las qu hay me gusta. Hace uno o dos años compré unas gladiadoras negras que van con todo, pero se me empiezan a gastar y yo sigo sin saber qué comprar. Un tema..
    Un beso! Juli. trendalist.com.ar

    ResponderEliminar