viernes, 6 de septiembre de 2013

Lo que no sabía sobre Coco Chanel

Lo encontré en una librería de la Avenida Corrientes, de esas polvorientas que tienen olor a libro viejo y un gato merodeando. Estaba escondido junto a las biografías de Pablo Picasso y Marilyn Monroe. Lo descubrí porque vi las tres vueltas de perlas y esa boca triste con las comisuras para abajo, su expresión malhumorada tan característica.

"Revolucionaria de la Moda" es el título que eligió Elena Moreira, la autora de una de las tantas biografías de Gabrielle Chanel, un libro que apenas me costó 20 pesos y que me enseñó mucho sobre la diseñadora más importante del Siglo XX. 

Coco Chanel fue una alborotadora, una inconformista, una mujer de ideas políticas bastante conservadoras, muy esnob a pesar de sus orígenes humildes, una mujer que a pesar de amar la independencia, le temía a la soledad; una mujer menuda y poco atractiva que tuvo muchos hombres pero sólo amó a unos pocos, alguien que se avergonzaba de ser huérfana, una mujer que amaba estar en la cima a cualquier precio. Fue, simplemente, una mujer que sabía lo que quería. 

Si bien el libro de Moreira apenas cuenta con 190 páginas, fue mucho lo que aprendí sobre Gabrielle Chanel. Luego de terminar el libro, entendí que el secreto del éxito de Mademoiselle fue nunca darse por vencida. La atravesaron dos Guerras Mundiales, varias muertes de seres queridos y el rechazo de la prensa francesa, pero ella siempre pudo renacer. Su testarudez era su mejor cualidad y su peor defecto al mismo tiempo. 

Comparto con ustedes los datos que más me llamaron la atención:

- Una tarde de 1913, durante un partido de polo, le pidió a su entonces pareja Boy Capel que le prestara su suéter confeccionado en tejido de punto porque tenía frío. A partir de este detalle, Coco comenzó a experimentar con el tejido de punto y la franela, materiales que hasta ese entonces se usaban exclusivamente para la ropa interior. "Mi fortuna comenzó con aquél jersey viejo que un día me puse en Dauville porque tenía frío", diría tiempo después a una periodista.

- Coco Chanel sentía una gran admiración y atracción por el pintor cubista Pablo Picasso. Si bien él estaba casado con Olga Koklova y estaba muy enamorado de ella, de vez en cuando se encontraban a solas. Picasso llamaba a Coco "el pequeño toro negro". 

- Alrededor de 1922, la revista Vogue USA llamó a la casa Chanel "The Jersey House".  

- Fue a través del gran duque Dimitri Pavlovich que Coco conoció a Ernest Beaux, el nariz que creó la emblemática fragancia Chanel N°5. Beaux mezcló más de 80 flores combinadas con una costosa nota de jazmín, y por primera vez en la historia del perfume, intensificó la mezcla natural con el uso de químicos.

- "¿Qué otra cosa pueden hacer los pequeños que no sea imitar a los grandes? Reclamar una patente por un vestido, ni qué decir por un diseño, como si se tratara de una receta para preparar la bomba atómica, es algo realmente antipoético, antimoderno y antifrancés", dijo Chanel. Ella estaba encantada con las imitaciones de sus trajecitos, lo consideraba una forma de admiración. Además, sabía que el calce de sus prendas era imposible de emular. 

- Gracias a su relación amorosa con el duque de Westminster, Coco comenzó a usar una tela típicamente inglesa, el tweed. Esta tela era usada por los irlandeses, los escoceses y los ingleses para salir a cazar. El duque le regaló a Gabrielle una fábrica de paño en Escocia, sobre el río Tweed. 

- Antes de que el negro se popularizara alrededor de 1925 gracias al LBD (little black dress) de Chanel, este color estaba reservado para las prendas de luto. 

- En 1930, Chanel fue invitada a Hollywood para que diseñara el vestuario de las actrices de las películas de Samuel Goldwyn. Si bien la llegada de Coco causó una revolución en los medios, la ropa que ella ofrecía no concordaba con la idea de glamour y sensualidad que Goldwyn quería para sus actrices y su carrera en el mundo del cine no prosperó. 

- Coco odiaba las demandas sociales de los humildes, ya que estaba convencida de que cada cual lograba ascender en la medida de su valor.

- Ella sólo usaba la ropa que ella misma hacía y siempre hacía vestidos que ella se pudiera poner. "Siempre me hago la misma pregunta: ¿puedo ponérmelo? No tengo que preguntar nada más, se ha convertido en un instinto", dijo. 

- Chanel encontraba en los tonos de la naturaleza sus mejores aliados. Durante sus paseos por los bosques de Boulogne o de Fontainebleu, recogía cortazas de árboles, hojas otoñales y trozos de madera cuyos colores servían de modelo para luego teñir las telas. 

- Alrededor de 1936, Coco comprendió que Francia se había entregado a un renovador romanticismo. Por eso fue que decidió incluir flores en sus prendas: rosas y gardenias, pero especialmente camelias. Esta flor oriental simboliza a la mujer cortesana y al amor autodestructivo. La camelia pasó a ser tan emblemática de la casa Chanel como el collar de perlas. 

- En plena Segunda Guerra Mundial, Coco comenzó un romance con un oficial nazi, Hans Gunther von Dincklage, también conocido como Spatz. Gabrielle había ideado en secreto un plan para restaurar la paz: hablaría con el primer ministro inglés Winston Churchill. El plan no funcionó y cuando la guerra terminó, Coco fue arrestada por la policía francesa. La interrogaron por una hora acerca de su participación con los nazis y su país la declaró persona no grata y la acusó de colaborar con los alemanes. 

"Por lo general, los verdaderos logros son casuales", dijo alguna vez Coco.

 
Con su infaltable cigarrillo, Coco trabajaba noche y día.


 "Nada me relaja más que mi trabajo, nada me agota más que el ocio". 






3 comentarios:

  1. Hola, te acordas en que librería compraste el libro o mas o menos a que altura de corrientes? Gracias. Noelia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noelia! No me acuerdo la altura exacta, pero quedaba a cuatro o cinco cuadras de Callao (en dirección a 9 de julio) Beso!

      Eliminar